INCLO SURVEILLANCE TECH AND COVID-19 PRINCIPLES

Guiding the INCLO member response to COVID-19

ENGLISH

The Covid-19 pandemic has been used by governments across the globe to justify the ushering in of new technologies with sweeping surveillance capabilities. These new technologies put our fundamental rights at grave risk. 

Governments must proceed with caution. Ineffective surveillance methods must not be rolled out in response to an emergency when it’s possible that they may outlast the emergency and be used to further normalise surveillance. 

Below are a set of shared Covid-19 surveillance tech principles that INCLO believes must be adhered to, based on the shared experience of our members. 

Efficacy

Evidence must be established to show that Covid-19 surveillance tech will be effective prior to deployment and the degree of its effectiveness. Its efficacy must be kept under review.

In the US, temperature checking is taking place in some workplaces, businesses, and other public venues. ACLU’s examination of this practice has shown that there are serious questions around the accuracy and efficacy of temperature-checking tools. They can lead to false positives and false negatives, both of which can result in a waste of resources but also real-life consequences for people whose employment or mobility relies on the temperature check result. 

Necessary and proportionate

Collecting personal data, including highly sensitive biometric or health data, must be a necessary and proportionate response to Covid-19. The necessity and proportionality of Covid-19 surveillance tech will be null if the tool’s effectiveness cannot be demonstrated and if less intrusive measures would be sufficient to achieve the aim in question. 

Police in Moscow are monitoring people in quarantine using facial recognition tech cameras, warning that a breach of quarantine rules could lead to a jail term. Some 178,000 cameras are being used and these cameras had already captured 200 people by mid-March. As this form of surveillance is highly invasive, Agora questions whether deployment of this inaccurate tech can be lawful, proportionate and temporary.

Primary legislation

Covid-19 surveillance tech must be backed by primary legislation with sufficient levels of detail to allow democratic scrutiny and debate and to ensure meaningful safeguards, such as sunset clauses and purpose limitation, are established in law.

In Israel, Prime Minister Benjamin Netanyahu announced plans to allow the country’s internal security service, Shin Bet, to use counterterrorism surveillance on COVID-19 patients. ACRI submitted a petition to the High Court of Justice opposing this and won. The High Court ruled that because this practice was deeply invasive of rights it must be brought under the control of primary legislation. 

Independent oversight

Sufficiently resourced and independent oversight mechanisms with technical expertise are required to ensure Covid-19 surveillance tech is not misused. 

The Irish government has launched a Covid-19 contact-tracing and symptom-tracking app. The ICCL believes such an app requires a clear and independent oversight mechanism to receive and address complaints from the public. The ICCL has called for this oversight mechanism and legislation.

Privacy 

Privacy is essential in our digital age for the realisation of other human rights. Standards and best practices are required for Covid-19 surveillance tech to promote and protect privacy.

The South African government’s lockdown regulations gave the Director General of Health in South Africa the power to direct an electronic communications service provider to share information on individuals’ location or movement. The High Court of South Africa found this practice, which was of huge concern to civil liberties groups including LRC, unconstitutional and that it unjustifiably infringed on the rights of individuals, including the right to privacy in the digital space.

Data protection

Personal data protection must  be upheld in all emergency measures. Data protection guarantees for Covid-19 surveillance tech must include a rights framework, personal data processor obligations, and a data protection regulator or similar mechanism.

The Hungarian Government suspended Articles 15 to 22 of the European GDPR in relation to the processing of personal data as part of its state of emergency Covid-19 response. The HCLU and others wrote a joint letter about the move to the European Data Protection Board. On June 3, the EDPB released a statement after a plenary session and said the “mere existence of a pandemic” is not a sufficient reason to restrict the rights of data subjects. 

Protest 

Governments and policing institutions have positive obligations to protect the right to protest. Covid-19 must not be a reason to target those who encourage participation in or attend protests, with surveillance tech or otherwise

A day after the Indonesian government announced a ban on all May Day rallies, public policy researcher Ravio Patra, a vocal critic of the Indonesian government and its response to Covid-19, was arrested hours after his phone was hacked resulting in a message going out calling people to riot. KontraS believes he was arrested for being vocal against the government and warns this could potentially happen to anyone critical of the Indonesian government.

Expression

The right to expression and opinion does not impede the fight against Covid-19. Covid-19 surveillance tech must not be used to target those who speak out or who are critical of those in power. Criminal law isn’t a proportional tool to deal with mis/disinformation.

On April 8, Kevin Guerra, 20, tweeted a sarcastic comment after learning he wouldn’t receive Argentina’s emergency financial aid. Two days later he was informed that he was under criminal investigation for his tweet, in which he joked: “Che, what’s up, for those of us who don’t collect the 10,000 peso bonus, the looting still stands, right?”. CELS is now defending Mr Guerra and is following several similar cases. CELS argues the surveillance activities used against Kevin Guerra infringe the right to freedom of expression.

Purpose limitation

Clear purpose limitation is important to ensure that the original intentions for Covid-19 surveillance tech don’t gradually shift into more pervasive forms of surveillance that extend beyond Covid-19.

In Colombia, an app which started out as a tool for informational purposes and health self evaluation morphed into an app with location tracking and proximity contagion tracking features. A minister also said that the app would eventually be used as a “mobility passport”. Further to criticisms and concerns raised by civil society organisations, including Dejusticia, the government removed the contact-tracing element from the app and then reincorporated it to its multi-purpose app.

Consent

Use of any Covid-19 surveillance tech must be entirely voluntary and not mandatory – in law or effect. People’s access to rights guaranteed by law must not be conditional on use of these technologies.

In India, the government announced the contact-tracing app Aarogya Setu would be mandatory for all employees, public and private, and that non-compliance would lead to a criminal penalty. The HRLN filed a Writ Petition before the Karnataka High Court challenging the mandatory use of the app. On June 12, in a significant shift in position by the Government of India, it informed Karnataka High Court that the app is now optional, and not mandatory, for air and train travel.

Transparency

Covid-19 surveillance tech deployment must be a wholly transparent process. It must disclose what data is acquired, how data will be used, who data will be shared with, how long data will be retained, and when and how data systems will be destroyed. 

In Australia, civil liberties groups, including the Human Rights Law Centreappealed for the government to publish the specific design, operation, intention and privacy and data protection safeguards of the then pending Covid-19 contact-tracing app, but they were not published until well after the app’s launch. Nonetheless, within hours of its launch, tech and privacy experts highlighted serious privacy and functionality issues with the app. There have since been reports that the app will now be abandoned.

Non Discriminatory

Covid-19 surveillance tech, whether by intention or effect, must not be used to target, harass or punish vulnerable populations.

The Canadian Civil Liberties Association is advocating against the use of data-driven initiatives which may serve to discriminate, stigmatise, or deny fundamental rights to people in Canada. This includes privacy-invasive Artificial Intelligence-based risk assessment apps which exacerbate concerns regarding differential impacts for vulnerable populations.

Safeguarded from commercial interests

Our personal data must be protected from analytical tracking technologies seeking to collect our movements, behaviours and health status for profit. Any sharing of health data with third-party companies must be strictly safeguarded against.

In the UK, Liberty is seriously concerned about and monitoring the involvement of private companies such as Palantair and British artificial intelligence start-up Faculty in the British government’s NHS Test and Trace system, given this partnership will see the transfer of health data concerning millions of UK citizens to private tech companies.

Non-punitive

Covid-19 surveillance tech must not be used for any punitive purpose or legal proceedings

In Kenya, electronic and mobile phone surveillance is being used to round up people who have escaped from quarantine centres or to enforce the mandatory 14-days of quarantine rule for suspected Covid-19 contact. Some people report that they were not allowed out of the detention facilities until they pay their nightly fees for the detention despite claims by the government that they would cover the costs. The KHRC is concerned about unlawful arrests and detention in the pretext of enforcing curfew and extortion and bribery by law enforcement agencies.

In India, courts are ordering people to download the contact-tracing app Aarogya Setu as a bail condition.

Spanish

Todos los gobiernos del mundo han utilizado la pandemia de Covid-19 para justificar la introducción de nuevas tecnologías capaces de llevar a cabo una vigilancia exhaustiva. Estas nuevas tecnologías ponen en grave riesgo nuestros derechos fundamentales.

Los gobiernos deben proceder con precaución. No deben aplicarse métodos de vigilancia ineficaces en respuesta a una emergencia cuando existe la posibilidad de que puedan subsistir después de la emergencia y utilizarse para normalizar la vigilancia.

A continuación presentamos un conjunto de principios compartidos sobre las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 que INCLO considera que deben cumplirse, basado en la experiencia compartida de nuestros miembros.

Eficacia

Se deben presentar pruebas para demostrar que las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 serán efectivas antes de su implementación y su grado de efectividad. Se debe continuar revisando su eficacia.

En los EE. UU., en algunos lugares de trabajo, comercios y otros lugares públicos se realiza un control de temperatura. Las investigaciones de ACLU sobre esta práctica ha demostrado que existen fundadas inquietudes con respecto a la precisión y eficacia de las herramientas para controlar la temperatura. Pueden dar resultados falsos positivos y falsos negativos, los cuales pueden ocasionar el desperdicio de recursos, además de consecuencias reales para las personas cuyo empleo o movilidad depende del resultado del control de temperatura.

Respuesta necesaria y proporcionada

La recolección de datos personales, inclusive los datos de salud y biométricos altamente confidenciales, debe ser una respuesta necesaria y proporcionada al Covid-19. La necesidad y la proporcionalidad de las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 quedarán anuladas si no se puede demostrar la efectividad de la herramienta y si medidas menos intrusivas fueran suficientes para lograr el objetivo en cuestión.

La policía de Moscú está monitoreando a las personas durante la cuarentena con el uso de cámaras de reconocimiento facial, advirtiendo que el incumplimiento de las normas de la cuarentena podría dar lugar a una pena de prisión. Se están utilizando alrededor de 178 000 cámaras que, hasta mediados de marzo, han capturado ya a 200 personas. Debido a que esta forma de vigilancia es altamente invasiva, Agora cuestiona si el empleo de esta tecnología inadecuada puede ser lícito, proporcionado y temporario.

Legislación primaria

Las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 deben estar respaldadas por una legislación primaria con niveles de detalle suficientes para permitir el análisis y el debate democrático y para garantizar que se establezcan garantías significativas en la legislación, como cláusulas de extinción y restricción de fines.

En Israel, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu anunció planes para permitir que el servicio de seguridad interior del país, Shin Bet, utilice la vigilancia antiterrorista en pacientes con COVID-19. ACRI presentó una petición a la Suprema Corte de Justicia para oponerse a esto y ganó. La Suprema Corte dictaminó que, como esta práctica invadía gravemente los derechos, debe colocarse bajo el control de la legislación primaria.

Supervisión independiente

Se requieren mecanismos de supervisión independientes con recursos suficientes y experiencia técnica para garantizar que las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 no se utilicen de manera inadecuada.

El gobierno irlandés propone lanzar una aplicación para hacer un seguimiento de los síntomas y de los contactos relacionados con el Covid-19. ICCL cree que esta aplicación necesita un mecanismo de supervisión independiente y claro para recibir y abordar quejas del público. ICCL ha exigido esta legislación y este mecanismo de supervisión.

Privacidad

La privacidad es esencial en nuestra era digital para la consecución de otros derechos humanos. Es necesario contar con normas y buenas prácticas a fin de que las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 promuevan y protejan la privacidad.

Las normas del aislamiento impuestas por el gobierno de Sudáfrica le otorgaron al Director General de Salud de Sudáfrica el poder de ordenar a un proveedor de servicios de comunicaciones electrónicas que comparta la información sobre la ubicación o los movimientos de las personas. El Tribunal Supremo de Sudáfrica dictaminó que esta práctica es inconstitucional y que infringe injustificadamente los derechos de las personas, inclusive el derecho a la privacidad en el espacio digital.

Protección de datos

La protección de datos personales debe preservarse en todas las medidas de emergencia. Las garantías de protección de datos para las tecnologías de vigilancia para luchar contra el Covid-19 deben incluir un marco de derechos, obligaciones para quien procesa los datos personales y un ente regulador de la protección de los datos o un mecanismo similar.

El gobierno de Hungría suspendió los Artículos 15 a 22 de la GDPR europea relacionados con el procesamiento de datos personales como parte de su declaración de emergencia por Covid-19. HCLU y otros redactaron una carta conjunta sobre esta medida al Comité Europeo de Protección de Datos (CEPD). El 3 de junio, el CEPD publicó una declaración luego de una sesión plenaria y declaró que la “mera existencia de una pandemia” no es razón suficiente para restringir los derechos de los titulares de los datos.

Protestas

Los gobiernos y las instituciones policiales tienen la obligación positiva de proteger el derecho a la protesta. El Covid-19 no debe ser una razón para convertir en blanco de tecnologías de vigilancia a aquellas personas que alientan la participación en protestas o participan en ellas.

Un día después de que el gobierno de Indonesia anunciara la prohibición de todas las manifestaciones por el Día de Mayo (May Day), el investigador de políticas públicas Ravio Patra, un crítico del gobierno de Indonesia y de su respuesta al Covid-19, fue arrestado. La detención ocurrió horas después de que “hackearan” su teléfono, y que se haya mandado del mismo invitaciones a generar disturbios. KontraS cree que fue arrestado por criticar al gobierno y advierte que esto podría pasarle a cualquier persona que critique al gobierno de Indonesia.

Expresión

El derecho a la expresión y a la opinión no impide la lucha contra el Covid-19. Las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 no deben utilizarse para apuntar a aquellos que se pronuncien o que critiquen a quienes tienen el poder. La legislación penal no es una herramienta proporcional para abordar esta mala información/desinformación.

El 8 de abril, Kevin Guerra, un joven de 20 años, escribió un comentario sarcástico en Twitter cuando se enteró de que no recibiría la ayuda económica de emergencia en Argentina. Dos días después, se le informó que era objeto de una investigación penal por su tweet, en el que decía bromeando: “Che, ¿qué onda los que no cobramos el bono de 10 000 pesos, sigue en pie lo del saqueo, no?”. CELS defiende ahora al Sr. Guerra y sigue varios casos similares. CELS argumenta que las actividades de vigilancia utilizadas en contra de Kevin Guerra infringen el derecho a la libertad de expresión.

Limitación de objetivos

Es importante contar con una clara limitación de objetivos para garantizar que el propósito original de las tecnologías de investigación para combatir el Covid-19 no se conviertan gradualmente en formas más difundidas de vigilancia que se extiendan más allá de la pandemia de Covid-19.

En Colombia, una aplicación que comenzó como herramienta con fines de información y autoevaluación de salud se transformó en una aplicación con funciones para el seguimiento de la ubicación y de contagios de proximidad. Un ministro dijo que la aplicación se utilizaría eventualmente como un “pasaporte para la movilidad”. Luego de las críticas y las preocupaciones manifestadas por organizaciones de la sociedad civil, como por ejemplo Dejusticia, el gobierno eliminó de la aplicación el elemento que permitía el rastreo de contactos y luego lo reincorporó a su aplicación multipropósito.

Consentimiento

El uso de cualquier tecnología de vigilancia para combatir el Covid-19 debe ser completamente voluntario y no obligatorio, por ley o efecto. El acceso de las personas a los derechos garantizados por ley no debe estar condicionado al uso de estas tecnologías.

En la India, el gobierno anunció que el uso de la aplicación Aarogya Setu para rastrear contactos sería obligatorio para todos los empleados, públicos y privados, y que el incumplimiento de esta norma sería considerado un delito penal. La Red de Leyes de Derechos Humanos (HRLN por sus siglas en inglés) presentó una demanda por escrito ante el Tribunal Supremo de Karnataka para recusar el uso obligatorio de la aplicación. El 12 de junio, el gobierno de la India cambió significativamente su posición e informó al Tribunal Supremo de Karnataka que la aplicación es ahora opcional, y no obligatoria, para los viajes en avión y en tren.

Transparencia

El empleo de tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 debe ser un proceso completamente transparente. Debe informar qué datos se incorporan, cómo se utilizarán esos datos, con quiénes se compartirán los datos, cuánto tiempo se conservarán los datos y cuándo y cómo se destruirán los sistemas de datos.

En Australia, los grupos de libertades civiles, entre ellos el Human Rights Law Centre, apeló para que el gobierno publicara las garantías de diseño específico, funcionamiento, intención y protección de datos y privacidad de la aplicación para el rastreo de contactos por Covid-19 pendiente en ese momento, pero estos no fueron publicados hasta bastante después del lanzamiento de la aplicación. Sin embargo, a las pocas horas de su lanzamiento, los expertos en privacidad y tecnología destacaron los graves problemas de privacidad y funcionalidad que tenía la aplicación. Desde entonces han aparecido informes de que la aplicación se abandonará.

No discriminación

Las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19, ya sea por intención o efecto, no deben utilizarse para intimidar, acosar o castigar a poblaciones vulnerables.

La Asociación de Libertades Civiles de Canadá (Canadian Civil Liberties Association) está manifestándose en contra del uso de iniciativas basadas en datos que podrían servir para discriminar, estigmatizar o negar derechos fundamentales a las personas de Canadá. Esto incluye aplicaciones de evaluación de riesgos que utilizan la inteligencia artificial e invaden la privacidad y agudizan las preocupaciones vinculadas con los impactos diferenciales que podrían tener en las poblaciones vulnerables.

A salvo de intereses comerciales

Nuestros datos personales deben protegerse de las tecnologías de seguimiento analítico que buscan recopilar nuestros movimientos, comportamientos y estado de salud para obtener ganancias. Se debe garantizar de manera estricta la imposibilidad de compartir datos de salud con empresas externas.

En el Reino Unido, Liberty está seriamente preocupada por la participación de compañías privadas como Palantair y Faculty, una empresa británica emergente dedica a la inteligencia artificial, en el sistema del Servicio de prueba y rastreo (Test and Trace) del Servicio Nacional de Salud (NHS) del gobierno. Está monitoreando esta participación debido a que esta asociación implica la transferencia de datos de salud de millones de ciudadanos del Reino Unido a empresas de tecnología privadas.

Sin fines punitivos

Las tecnologías de vigilancia para combatir el Covid-19 no deben utilizarse con fines punitivos ni para procedimientos judiciales.

En Kenia, se está utilizando la vigilancia electrónica y de teléfonos móviles para detener a personas que escaparon de los centros de cuarentena o para hacer cumplir los 14 días de cuarentena obligatoria para contactos de casos sospechosos de Covid-19. Algunas personas informan que no se les permitió salir de las instalaciones de detención hasta que no pagaran los gastos por noche de detención a pesar de que el gobierno declaró que cubriría los costos. La KHRC está preocupada por los arrestos y las detenciones ilegales con el pretexto de imponer toques de queda y extorsiones y sobornos de parte de las fuerzas de seguridad.

En la India, los tribunales están ordenando a las personas que descarguen la aplicación de rastreo de contactos Aarogya Seto como condición para la libertad bajo fianza.

Skip to content